Adicciones (aún vigente…)

Hoy, debido a que no tenía mucho que hacer y a que me apetecía escribir algo, me he puesto a mirar algunos documentos antiguos de mi cosecha en busca de inspiración y he encontrado una entrada interesante que escribí en el blog que tenía en el Norte de Castilla durante mi estancia en Estonia (hace dos años).

Me ha gustado bastante releerla y teniendo en cuenta que las cosas de las que hablaba en aquel momento aún siguen vigentes hoy, quiero compartirlo aquí también.

Soy un yonki. Soy un adicto consciente de este sufrimiento que perturba mi alma tranquila. Pero no puedo hacer nada al respecto, pues esa es la eterna desdicha del toxicómano, que pese a conocer su adicción, extraños y feroces mecanismos internos le llevan a caer una y mil veces más en la trampa de su dependencia.

Día tras día, mañana tras mañana, amanezco sediento de mi droga y pese a que sé que me traerá males y miserias en forma de sentimientos de rabia, impotencia y pesar, no puedo más que seguir pensando en mi droga hasta que llega ese momento en el que una metafórica aguja se funde con mi piel, un chute perverso que lejos de dejarme extasiado me produce una intensa desazón, pues en lo más profundo de mis pensamientos y pese a los cotidianos intentos de auto convencerme y parar, soy consciente de que esta maldita adicción no cesará, porque al fin y al cabo yo soy el culpable de que exista, yo la elegí.

Pude optar por ser solamente un consumidor habitual, pero no lo hice. Pude salvar mi conciencia solo con escribir otra opción en un papel. Pero el destino que guió el bolígrafo entre mis dedos en aquel crucial momento de mi vida quiso que como primera opción en el susodicho documento se registrase la palabra Periodismo.

Y por esa extraña y azarosa decisión, motivada más por razones del carpe diem que por una vocación real, hoy me veo inmerso en esta malévola necesidad de saber lo que ocurre en el mundo, lejos del estado de bendita ignorancia que elude las preocupaciones de aquello que no afecta directamente a los hechos banales de la vida.

Es así, día tras día, mañana tras mañana, como me veo en el compromiso de leer la prensa diaria aún a sabiendas de que muchas de las noticias que ojearé afectarán mi ánimo e incluso mi ego.

Y así es como leo desde la distancia todas las noticias que llegan sobre lo que acaece en España. Inyecciones de información que aíran mi humor viendo por ejemplo como acérrimos devotos de dictaduras muertas pretenden humillar a la razón de la democracia y al derecho por la dignidad, viendo como la ignorancia va ganando terreno a la libertad de expresión y como la sensatez va desapareciendo progresivamente en pro de profundas cascadas de sinsentidos.

Pero yo no puedo sino seguir alimentando mi adicción día tras día, mañana tras mañana, con este caos comunicativo que irrita mis venas; quedándome tan solo la fugaz solución nocturna de desconectar la mente leyendo novelas de ficción que, cual metadona, alivian este escozor producido por el consumismo de la actualidad.

Today since I had little to do and I wanted to write something, I have started to look at some old documents of my own for inspiration and I found an interesting entry I wrote on the blog I had in the North of Castile during my stay in Estonia (two years ago).

I have liked a lot to reread it and considering that the things I was talking  about at that time are still in place today, I want to share it here too.

I am a junkie. I’m an addicted aware of this suffering which disturbs my quiet soul. But I can not do anything about it, because that is the eternal misery of drug addicts, despite knowing their addictions, strange and fierce internal mechanisms will make them fall one and thousand times again into the trap of their dependency.

Day after day, morning after morning, I wake up thirsty for my drug and even though I know it will bring to me evil and misery in the form of anger, helplessness and grief feelings, I can not keep thinking about my drug until I reach that point when a metaphorical needle blends with my skin, a perverse shot that causes me an intense chagrin, because in the depths of my thoughts and despite daily attempts to convince myself and stop, I realize that this damn addiction will not stop, because after all, I’m guilty of its existence, I chose it.

I could choose to be just a regular user, but I did not. I could save my consciousness just writting another option on a paper. But the fate that guided the pen between my fingers at that crucial moment of my life wanted to mark the word ‘journalism’ as the first choice in the document.

And by that strange and unforeseen decision, motivated more by reasons of Carpe Diem that a real vocation, today I find myself immersed in this malevolent need to know what happens in the world, far away from the state of blissful ignorance that circumvents concerns of what does not directly affect to the banal facts of life.

Thus, day after day, morning after morning, I find myself in the commitment to read the daily press even knowing that many of the news I read are going to affect my mood and even my ego.

And that’s how I see from the distance all the news coming in about what is happening in Spain. Information shots that make me angry, such as watching hardcore devotees of dead dictators seek to humiliate the grounds of democracy and the right to dignity, as seeing that ignorance is gaining ground to freedom of expression or as seeing that common sense is disappearing progressively and now there are just lots of waterfalls of nonsense.

But I can not doing other thing but continue feeding my addiction, day after day, morning after morning, with this communication chaos that irritates my veins. And I am just able to disconnect my mind during nights thanks to fiction novels that, like methadone, relieve the sting produced by consumerism of nowadays.

Anuncios

Comenta algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s