Tic tac, tic tac…

De nuevo, el tiempo. Ese efímero hijo de puta del que solo te percatas una vez que ya ha pasado, o bien cuando temes lo que está por venir.

La vida está pasando demasiado deprisa y son pocos los momentos para parar y darse cuenta de ello.

Hace ya casi dos años en algún lugar del norte de Perú escribí “Que el tiempo corra si quiere. Yo seguiré en el aquí y en el ahora. Aclarando la mente”. 

Saben los dioses que aunque a veces me resulta difícil, ese es mi lema vital, mi sino. Pero el reloj sigue marcando las horas…

Llueve afuera. Estoy echado en la cama de mi habitación en esta tierra extraña pensando en los instantes vividos y, hoy más que nunca, todo me parece un enorme y grandioso sueño.

Again, time. That ephemeral motherfucker you only realize once has passed, or when you fear what is to come.

Life is going too fast and there are just few moments to stop and notice it.

Almost two years ago somewhere in the north of Peru I wrote “Time, run if you want. I will continue in the here and the now. Clearing my mind.”

Gods know that although sometimes it’s hard, that’s my motto life, my fate. But the clock keeps ticking …

It’s raining outside. I am lying in the bed of my room in this strange land, thinking about the moments I have lived and, more than ever, it all seems a huge and grandiose dream.

Anuncios

Comenta algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s