Una historia de amor…

Te conocí cuando tan solo era un adolescente. Tú también eras joven, insegura y dubitativa, como yo. Aún así me gustaste desde el primer momento. Llegué a pensar, como ahora lo hago, que podríamos hacer una buena pareja, incluso en aquellos años de juventud.

Pero los demás no lo veían así. No sé si fue por el entorno o por qué, pero a veces me llegué a sentir presionado y fue por ello por lo que te dejé un poco de lado. 

No te miento si te digo que resultaba bastante doloroso verte fugazmente una vez por semana y tener que renunciar a ti. Creo que tu querías quedarte conmigo, pero yo, aun con lo mucho que tu me gustabas, siempre opté por seguir adelante, intentar olvidarte. 

No sé, quizás tenía una vaga idea de que podría estar con otras mujeres y si estas me veían contigo esto las ahuyentaría. ¡Qué cobarde fui!

Aún así tu supiste perdonarme y por fin pudimos pasar una maravillosa temporada juntos. Un tiempo en el que realmente fui feliz, viendo como crecías a mi lado y te convertías en una exuberante dama. 

Sin embargo tu y yo sabíamos que tarde o temprano esa historia iba a acabarse. Yo tuve que volver a mis rutinas y te volví a dar la espalda. Incluso luego cuando vine a República Checa, nuevas promesas con forma de mujer me hicieron una vez más tratar de ignorarte, de cerrar con llave el cajón de mi memoria que guarda todos esos instantes vividos contigo.

Pero ya no lo soporto más. Mi amor por ti es demasiado fuerte. Gracias a ti cuando me miro al espejo veo a una personas más interesante, más madura. En definitiva, tu me completas.

Es por eso que hoy he decidido que ya no me importa nada. Que quiero que vuelvas a mi lado.

Tu eres mi barba y me haces inmensamente feliz…

I met you when I was just a teenager. You were also young, insecure and hesitant, like me. Still I liked you from the beginning. I came to think, as I do now, that we could be a good couple, even in those early years.

But others did not see it that way. Maybe it was because the environment or I don’t know why, but sometimes I felt myself under pressure so I left you aside.

I’m not lying when I say that it was quite painful to see you briefly once a week and have to refuse you. I think you wanted to stay with me, but, even if I liked you so much, I always chose to move on, try to forget you.

Yet, you forgave me and finally we could spend a wonderful time together. Time in which I was really happy, seeing you growing up next to me and seeing how you became an exuberant lady.

But you and I knew that sooner or later the story was going to end. I had to go back to my routines and I turned my back on you again. Even then when I came to the Czech Republic, new promises in woman’s shape made ​​me try to ignore you once again, to lock the drawer of my memory that stores all those moments with you.

But I can’t stand this anymore. My love for you is too strong. Thanks to you when I look in the mirror I see a more interesting and mature person. In short, you complete me.

That’s why today I decided that I no longer care about anything. I want you back by my side.

You’re my beard and I love you…

Anuncios

Comenta algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s