Una tarde cualquiera

Estoy acostado en la cama, mirando la pantalla del ordenador. A decir verdad, llevo todo el día delante de la pantalla. Tengo los ojos enrojecidos y una jaqueca lleva amenazando desde la mañana en convertirse en dolor serio.

Hoy he salido un poco antes del trabajo. Normalmente me quedo algo más de tiempo, pero para qué. Para no hacer nada. Hoy, como digo, he venido antes a la habitación, el sol se acababa de poner y aún había claridad. Normalmente vengo a oscuras. Cada día tengo que cruzar las vías del tren y a partir de ahí ya no hay alumbrado en la zona donde vivo. Solo la claridad que asoma de las ventanas de una fábrica que esta justo al lado de mi pensión. 

Desde la ventana de mi cuarto puedo ver el patio de la fábrica. Decenas de neumáticos repartidos por el suelo. Nada más. Una vista bastante deprimente. Igual que mis últimos días en este pueblo. La habitación no está mal: una cama, un armario, un lavabo, una mesa, un par de sillas y una mini nevera en la que tengo algunos paquetes de embutido español, cervezas y algo de vino.

Hoy he colgado en el armario una hoja con los días que me quedan para volver por Navidad. Exactamente treinta y uno después de tachar hoy.  Luego de Navidad quién sabe. Ya se verá.

Regresar para volverme a marchar. Lo que viene siendo usual desde hace un tiempo.

Have you ever had the feeling that the world’s gone and left you behind

No soy el único. Dicen que somos muchos de esta generación a los que el mundo ha dejado atrás y buscan reengancharse fuera de nuestro puto país.

Volver a acoplarse a este mundo que se va a la mierda. Cada día que pasa estoy menos interesado…

I’m lying in bed, staring at the computer screen. In fact, I’ve been all day in front of the screen. My eyes are red and a little headache has been threatening me since this morning in becoming a serious pain.

Today I leave work little bit early. I usually stay longer, but for what. To do nothing. Today, as I say, I came to the room before the sun had just set and still was some light. Normally I come in darkness. Every day I have to cross the railroad tracks and from there there is no lighting in the area where I live. Only some small lights coming out of the windows of a factory that is right next to the pension where I live.

From my bedroom window I can see the factory yard. Dozens of tires scattered around the floor. Nothing more. A rather depressing sight. As my last days in this town. The room is not bad: a bed, a wardrobe, a sink, a table, a pair of chairs and a mini fridge where I have some spanish food, beers and some wine.

Today I hung a sheet in the closet with the days remaining to go back for Christmas. Exactly thirty-one after crossing today. After Christmas who knows. We will see.

Returning to go far away again. It has already been usual for a while.

Have you ever had the feeling that the world’s gone and left you behind

I am not the only one. They say that we are a many of this generation to whom  this world have left behind and seek reenlist out of our fucking country.

Return to engage into this world that is going to hell. I’m increasingly less interested …

Anuncios

Un Comentario

Comenta algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s