No curro. No money. I feel free

El último día de curro en el restaurante (y luego vamos a ello) pasó por allí  un chaval español, amigo de un ex compañero (que sí, que luego vamos a ello) y llamó mi atención la conversación en la que el chaval, recién llegado  a Londres y muy decaído, explicaba su pésimo estado de ánimo, lo que le está costando abrirse camino los primeros días en esta jungla y demás.

Oía yo esto y pensaba – ¡Cáspita, pues va a ser que no soy el único! -. Y por esta pésima característica de la miserable condición humana, que se arropa con las penas ajenas sabiendo que uno no está sólo en sus angustias, de repente me di cuenta que me empezaba a sentir mejor.

Lo sé. Soy una mala persona, pero no lo pude evitar.

Y puede decirse que yo me quejaba por vicio, que también, porque al menos había encontrado trabajo rápido (trabajo que ya no tengo y sí, paciencia, que luego lo explico) y tenía un amigo que me estaba dando cobijo por la jeta hasta que encontrara algún lugar donde vivir. Lugar, por cierto, en el que ya estoy pernoctando.

Pero a mí, dejando aparte mi bipolarismo, con ocasionales picos altos y bastantes picos bajos, mis recurrentes estados de melancolía y mis ya famosos impulsos, bautizados como venadas; en fin, mis contradicciones de persona algo particular. A mí, digo, lo que me hacía falta es parar un minuto y darme cuenta de lo que estaba pasando. De sentarme en una silla con una cerveza al lado y decirme a mí mismo – vale chavalote, hazte a la idea de que estás en Londres, una selva urbana. Quítate la boina y espabila. Eso y entendimiento y calor humano. Del que un par de grandes personas (ellos saben quienes son) llegadas en un momento crucial me han aportado.

Y así pues, momentos cerveciles después, colmado de buen humor y dejando atrás las tres semanas iniciales de mamoneos y bullshits en el jodido restaurante en el que me dieron trabajo, uno ya está en condiciones de afrontar todo esto que pasa alrededor algo mejor.

Y vamos a ello. Después de aguantar alguna que otra bobada por parte del pedante “operations manager” del que os hablé y de la manager del restaurante, alguna que otra mala cara que no venía a cuento y alguna mentira espetada en mi propia cara, ya no pude aguantar más ante la enésima bullshit o estupidez de la citada manager y la dije que no volvía. Para ser francos, fue ella la que primero me dijo que me fuera buscando otro trabajo. Pero cuál es mi sorpresa cuando al día siguiente llego y me encuentro con que estoy incluido en el horario de la semana siguiente. Yo, que creía que me iba a la puta calle.

Pero algo no encajaba y es que el horario parecía hecho un poco en la medida exacta del terreno que yo nombraría como “el terreno para putearme”. Así pues, la dije a la amiga manager, que la semana que viene iba a venir su put…que dejaba el curro y que no volvía.

Y con estas, parece ser que me encuentro en la situación que estaba cuando llegué. Bueno no. Peor. Sin curro pero teniendo que pagar la renta. Así, con dos cojones. Como si me sobrara el dinero.

Pero al menos me siento jodidamente bien, al menos hasta la siguiente bullshit de algún manager cabrón.

Y esa es la historia, amigos y amigas, de una semana más en la pérfida Albión.

The last day at work in the restaurant (and then we go with this) a Spanish guy, friend of a former colleague, passed by to talk to him. And I could notice by the conversation they had that the guy, newly come to London, was explaining how upset and how bad was his mood, all because how difficult are this early days in this big urban jungle.

I was listening this and I was thinking – Fuck, so I am not the only one! -. And because of this awful characteristic of the miserable human condition, based on the bad feelings of other people, realizing that one is not alone in the darkness, suddenly I started feeling better.

 I know. I am a bad person. But I could not avoid the feeling.

And I can tell I was complaining for nothing, because at least I had found a job quickly (job that I don’t have anymore, and yes, I will explain this) and I had a friend that was giving me a place to sleep “by the face” until I could find somewhere to live. Place, by the way, that I have already found.

But to me, apart from my bipolarity, with occasional high peaks and low peaks enough, my recurring states of melancholy and my now famous impulses, baptized as “venadas”. In short, my contradictions of a little bit special person. I, what I needed is to stop a minute and realize what was happening. To sit in a chair with a beer in my hand and tell myself – hey man, get the idea that you’re in London, an urban jungle. Take off your beret and shine. That and understanding and warmth. And a couple of great people (they know who they are) arrived at a crucial time and have given to me.

And then, beer moments later, full of good mood and letting go the first three weeks of bullshits in the fucking restaurant where I got my first job, one is already able to cope with all of this a little bit better.

So let’s explain about the job. After enduring some nonsense from the pedantic “operations manager” of which I spoke before and the restaurant manager, an occasional scowl and some lies in my face, I could not take it anymore and I told my manager I was leaving. To be honest, it was she who first told me to look for another job. But what is my surprise when the next day I arrived to the restaurant to find that I am included in the following week’s schedule. Me, who thought I was going to be unemployed.

But I realized something was wrong. Because the schedule actually seemed to be made just to fuck me. So I just said to my manager that next week was going to come to work her fuc…that I was not coming back next week.

So now I am in the same situation as when I first arrived. Well, actually no. Worse. Without a job and the rent coming every two weeks. Just like that. As I am fucking rich.

Pero al menos me siento jodidamente bien, al menos hasta la siguiente bullshit de algún manager cabrón.

And that is the story. One more week in UK.

Anuncios

Comenta algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s