Y tú, ¿qué ves en el espejo?

En estos tiempos difíciles para los optimistas y felices para los pesimistas (¡qué contradicción!) lo único que nos queda a todos es reírnos de nosotros mismos. Porque en el momento que se nos apague la sonrisa cuando nos miremos al espejo, solo nos quedará una cuchilla de afeitar oxidada y una bañera con agua caliente.

Hecho este no muy halagüeño y ciertamente desmoralizante comentario, sigamos con el presente de servidor de ustedes en esta urbe de sentidos opuestos y autobuses rojos.

Tiene gracia la cosa y es que en un mes y cinco días aquí (como pasa el muy cabrón del tiempo) he tenido más trabajos que en tres años (saltando viajes y demás historias) en España. Si no son más…

Esta vez me convertiré en un siervo afeitado del capitalismo más enervante y, con delantal de por medio, estaré presto y dispuesto a ofrecer ___ cafés (dejo a la elección del lector el adjetivo a añadir) de la famosa cadena Starbucks.

Después de algo más de una semana desgastando la suela de los zapatos bajo lluvias de todas las intensidades y esporádicos y débiles rayos de sol, mis esfuerzos dieron sus frutos y cuatro entrevistas después, entrevistas en las que cualquiera que me hubiese oído pensaría que soy el mejor trabajador del mundo y la persona más alegre y social en la Tierra, el caso es que me llamaron de la citada cadena de cafeterías y ahí me estáis viendo poniendo cafés a diestro y siniestro (mucho inglés siniestro por estas tierras). Yo, que los únicos cafés que había hecho satisfactoriamente en mi vida eran los solubles y los de capsulas.

Y nada más que añadir. Esperemos que este sea un trabajo para conservar (si los elementos y mi habilidad y paciencia lo permiten).

Sin más, decir para terminar que nunca fui un optimista convencido. Puede que en algún momento lo haya sido y siempre ha coincidido cuando no tenía que pensar en el jodido futuro. Y así sigo, tras años intentándolo, tratando de quitarme este mono de pensar en lo venidero. Aún me queda mucho camino y por ello todavía a veces sigo sintiendo miedo. Pero haciendo caso de Kundera, una vez me libre del porvenir, no tendré nada que temer.

Y mientras tanto sigo sonriendo cuando me miro al espejo.

In these difficult times for optimistic people and happy ones for pessimistic (what a contradiction!), the only thing we all of us still have is to try to laugh at ourselves. Because in that specific moment when our smile will die when we look to the mirror, the only remaining way for us will be a rusty blade and a hot water bath.

Once made this demoralizing comment, let’s keep you informed about my life in this city of opposite directions and red busses.

It is funny but in a month and five days here (how fast in the bastard time) I have had more jobs than in three years in Spain.

This time I will become a shaved servant of the most unnerving capitalism, and with an apron I will be in the disposal to serve ____ coffees (the reader should write the adjective here) in the famous Starbucks.

After little bit more of a week wearing down the sole of my shoes under all kind of rains and sporadic and weak sunshine, my efforts were rewarded and after four interviews, in which whoever listen me would think I am the best worker of the world and the most happy and social person in the Earth, I got a call from the aforementioned coffee shop and today I here I am starting my training. Me, that I only know how to do instant and capsule coffees.

So, nothing else to be said. I hope I will keep this job (if elements, my patient and ability allow it.

To finish I want to say that I have never been a convinced optimistic. Maybe I was in some moment but it always was when I didn’t have to think in fucking future. So here still I am trying hard to avoid thinking in the upcoming events. Still I have a long way to go and that’s why I am still concern. But taking advice of Kundera, once I get rid of the future I will have nothing to fear.

Meanwhile I keep smiling when I look in the mirror.

Anuncios

Comenta algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s