La rabia

La rabia.

La rabia que llena el estómago hasta que te dan arcadas y quieres vomitar gritos de insultos y malas palabras a toda esa gente imbécil que camina libre por ahí. Imbécil, como el que tú fuiste alguna vez en el pasado y al que te gustaría volver para encontrarte contigo mismo cara a cara y darte un tortazo y decirte ¡Gilipollas, ¿qué cojones haces?!

La rabia, que viene un día que amanece sereno y sin nubes y de repente todo se oscurece y te dan ganas de mandarlo todo a tomar por el culo y coger del cuello a cuatro idiotas y llenarles su puta y vacía cabeza con palabras que de todas formas les van a entrar por un oído y a salir por el otro, porque en el fondo son pobres hombres y mujeres, destinados a rumiar los designios que alguien ajeno ha decidido para ellos.

La rabia, que te afianza en el suelo, cimentando los pies con principios que se hacen más fuertes que nunca.

La rabia que me dice al oído que da igual que me menosprecien, que se crean todo lo superiores que quieran, que me insulten o que se rían de mí, porque al final del día yo sigo un camino que me voy creando a cada paso, y no opto por lo fácil, por la puta senda adornada con flores pero en la que al primer paso que das te hundes en mierda, la senda que los débiles caminan y a la que quieren llevar a los demás.

La rabia, que a pesar de los días míseros en los que te preguntas qué cojones pasa con tu vida, llega para recordarte que eres un vagabundo del Dharma que se niega a seguir la demanda general. Y por tanto vas bien.

Que siga llegando de vez en cuando.

La rabia.

Anger.

The anger that fills your stomach until you get retching and want to vomit insults and bad words to all of that stupid people walking around freely. Stupid as you were once in the past and that you’d like to go back to find yourself face to face, slap you and say – You asshole, what the fuck are you doing?!

Anger, that comes one day at a cloudless dawn and suddenly everything goes dark and you want to send everything to hell and catch some idiots by their necks and fill their fucking empty heads with words that anyway they will ignore, because deep down they are poor men and women destined to follow the designs somebody else made for them.

Anger, that holds you down in the ground, consolidating your feet with principles that become stronger than ever.

Anger that whispers you that never mind whether they despise you, they feel superior, they insult you or make fun of you, because at the end of the day I am following a path that I am creating step by step and I do not choose the easy way, the other fucking path adorned with flowers but in which you sink in shit in the second you put your feet on, the path that the weak people take and want the rest of us to follow.

Anger, that despite the miserable days in which you are wondering  what the fuck is going on with your life, comes to remind you that you are a Dharma bum refusing to subscribe the general demand. So you are alright.

So, come from once in a while.

Anger.

Anuncios

Comenta algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s