Mi abuela Pepita

Era una visita obligada diaria. Era el punto de encuentro. Al acabar el colegio, cada tarde vallisoletana de aquellos años 90, me iría con mi madre y mi hermana a la casa de la Abuela a merendar. Mi abuelo, en el sofá junto a la ventana, ya ciego, escuchando la televisión, entre los gritos de los nietos. Mi abuela llamándome a la cocina y preguntándome si quería el bocadillo de chorizo “¿a lo rico o a lo pobre?”, siendo a lo pobre un trozo gigante y a lo rico un trozo aún más grande.

Qué fácil es ahora para nosotros, ante cualquier problema, decir que estamos deprimidos y bajar los brazos. Mi abuela Pepita nació en el año 22, crió a siete hijos, cada uno con sus locuras, aguantó y vio crecer a 13 nietos, igual, cada uno con nuestras historias, y ha llegado a conocer a 16 bisnietos. Y ante la vida paciencia. Hasta que el cuerpo se va cansando y las piernas ya no funcionan. Y aún flaqueando las fuerzas físicas y dependiendo de los demás, ha sido el nexo que ha mantenido unida a la familia durante todos estos años.

Mi abuela ha hecho de un no tener nada, un darlo todo.

Gracias abuela. Te echaremos de menos.

Abuela

It was a daily must. It was the meeting point. After finishing school, every afternoon of those 90’s in my home city, I would go with my mother and sister to my Grandma’s house. My grandfather was sitting on the sofa by the window, already blind, trying to hear the TV over the grandchildren screams. My grandmother would call me into the kitchen and ask if I wanted the chorizo sandwich “in the rich or in the poor way?” being the poor way a giant piece and the rich way an even bigger piece.

How easy is now for us, when facing any problem, to say that we are depressed and give up. My Grandma Pepita was born in the year 22, raised 7 children, each of them whit their follies, put up with her 13 grandchildren and saw them grow, same, each of us with our stories, and has come to know 15 great-grandchildren. Living this life patiently until the body gets tired and the legs doesn’t work anymore. And even faltering the physical strength and depending on others, she has been the glue that has kept the family together for all these years.

My Grandmother made of having nothing, a giving everything.

Thanks Grandma. We will miss you.

Anuncios

Comenta algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s