Razones de sobra

En la distancia, a veces, solo puedo ofrecer mis palabras. Y como los abrazos, confío en que estas perduran. Cuando te vuelva a ver de todas formas te daré un fuerte abrazo. Ánimo Manu.

Cuando ya no importa la razón

y solo se oyen aullidos de dolor del corazón,

los buenos recuerdos se convertirán en razones de sobra.

Cuando cada bocanada de aire duele

y la jodida vida a mierda hiede,

antiguas sonrisas serán razones de sobra.

Cuando los ánimos desfayecen

y las ganas de seguir poco a poco perecen,

las imágenes de Lola en tu memoria serán razones de sobra.

Si es que algo de esto tiene sentido

y los que se fueron nos siguen viendo desde algún paraíso perdido,

cada rayo de sol,

cada gota de lluvia,

cada soplo de aire

y cada estrella fugaz en la oscuridad de la noche,

todo ello serán razones de sobra.

Anuncios

Comenta algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s