Y por casualidad, Corea del Sur

Pues eso. Dos o tres días antes de salir de Vietnam estuve barajando posibilidades para un nuevo destino. En un principio tenía un vuelo reservado para principios de Mayo de vuelta desde Hanoi hasta Ho Chi Minh City ya que la idea era volver a cruzar a Camboya e intentar trabajar en algún hostal de las playas del suroeste del país.

Pero también barajaba otras opciones secundarias; planes B, C, D y bueno, en mi mente bipolar siempre hay muchos planes…

Una vez llegado a Hanoi y después de toda la mañana de puteos varios con la moto, al llegar al hostal me encontré con un email que me contestaba positivamente respecto a uno de mis planes secundarios.
Y así pues, raudo y veloz y sin pensarlo ni un segundo (pensar mucho es perjudicial), me metí en internet y reservé el primer billete que ví para Seúl, Corea del Sur, desde donde escribo estas líneas.

P1070966Un gran cambio. De la incivilidad gitanesca vietnamita que tanto he odiado, sigo y seguiré odiando probablemente durante bastante tiempo, pasé a la civilización y tecnologías coreanas, a la seguridad, a la simpatía y al respeto por los semejantes, sin que el hecho de ser turista se convierta en la razón principal para querer destriparte.

P1070962Estoy trabajando en un hostal de Itaewon, la zona más occidental (en el sentido de que es dónde se ven más extranjeros) de Seúl. El cansancio acumulado no me ha dejado visitar gran cosa aún y además que estos días he estado aprendiendo el noble oficio de llevar una recepción de hostal y el de hacer camas (ironías del destino, yo nunca hago mi cama). Trabajo a cambio de alojamiento y de comida, y por cierto, esta última, la comida coreana, está cojonuda. Y probablemente también saque algun dinero extra con algún otro trabajillo aquí en el hostal. Nada serio ni ilegal, no hay porqué preocuparse.

Estaré aquí un tiempo asi que en mis días libres intentaré ir escribiendo e informando de mis peripecias por estos lares.

P1070969

PS – La zona donde está el hostal esta muy cerca de la zona de fiesta. Ayer por la mañana un chaval coreano, super mamado, sin ánimo de hacer mal y tan solo bastante perjudicado por los licores y los humores de la noche, se coló en una de las habitaciones donde dormían otros huéspedes, no hizo ascos en vomitar en zapatos, mochilas y maletas alrededor y se quedó placidamente dormido en una cama. Cosas que pasan…

That’s it. Two or three days before leaving Vietnam I was shuffling possibilities for a new destination. Initially I had booked a flight for early May back from Hanoi to Ho Chi Minh City, since the idea was going back across Cambodia and try to work in a hostel near the beaches in the Southwest.

But I also had in mind other back-up plans; B, C, D plans, as in my bipolar mind there are always many plans …

Once arrived to Hanoi and after the bad morning with the bike, I got back to the hostel and found an email that answered positively about one of those back-up plans.

And so, quickly and without thinking about it for any second (thinking too much is bad), I went online and booked the first ticket I saw for Seoul, South Korea, where I’m writing these lines.

A big change. From the gypsy Vietnamese incivility I hated, I keep hating and I will probably hate for quite some time, I came to the nice Korean technological civilization, to the safety and to the sympathy and respect for peers, as here being a tourist doesn’t mean a reason to be ripped off.

I am working in a hostel in Itaewon, the westernmost part (in the sense that is where there are more foreigners) of Seoul. The accumulated tiredness has not allow me to visit much of the city yet, plus these days I have been learning the noble art of leading a hostel reception and making beds (ironically, I never make my bed). I work in exchange for accomodation and  food, and indeed the Korean food is damn good. And I will probably make some extra money with some other little works here at the hostel. Nothing serious or illegal, no need to worry.

I’ll be here for a while so on my days off I will try to write and report about my adventures around here.

PS – The area where the hostel is, is very close to the party area. Yesterday morning, a young korean guy, not aiming evil but just really fucked up by the spirits and moods of the night, sneaked into a room where other guests were sleeping and did not hesitate to vomit on the shoes, backpacks and suitcases he found around, to then fell asleep peacefully in a bed. These things happen …

Anuncios

Comenta algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s